He alquilado mi vivienda … ¿qué gastos podré deducirme en mi declaración de la renta?

Tendrán la consideración da GASTO DEDUCIBLE, todos los gastos necesarios para la obtención del rendimiento neto del capital inmobiliario.

En particular, serán considerados gastos deducibles:

a) Los intereses de los préstamos invertidos a la adquisición o mejor del inmueble, además gastos de financiación.

b) Los gustos de reparación y conservación:

– Los efectuados regularmente con la finalidad de mantener el uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones.

– Los de sustitución de elementos, como instalaciones de calefacción, ascensor, puertas de seguridad u otros.

No serán deducibles por este concepto, las cantidades destinadas a ampliación o mejora.

El importe a deducir por los gastos de reparación y conservación  no podrá exceder de la cuantía de los rendimientos íntegros obtenidos. El exceso se podrá deducir en los cuatro años siguientes.  

c) Los tributos y recargos no estatales, así como las tasas y recargos estatales y no tengan carácter sancionador (IBI, basura ….)

d)  Servicios personales, tales como los de administración, vigilancia, portería o similares.

e) Los ocasionados por la formalización del arrendamiento, subarriendo, cesión o constitución de derechos y los de defensa de carácter jurídico relativos a los bienes, derechos o rendimientos.

e) Los saldos de dudoso cobro siempre que esta circunstancia quede suficientemente justificada.

f) Los seguros, bien sean de responsabilidad civil, incendio, robo, rotura de cristales u otros de naturaleza análoga, sobre los bienes o derechos productores de los rendimientos.

g) Los servicios o suministros.

h) Las cantidades destinadas a la amortización (el 3% sobre el mayor entre el coste de adquisición satisfecho o el valor catastral, sin incluir el valor del suelo).

¿ El rendimiento de capital inmobiliario puede ser negativo?

  • Para la determinación del rendimiento neto del capital inmobiliario, se deducirán todos los gastos necesarios para la obtención de los rendimientos.

Se establece un límite máximo para la deducción de los intereses, gastos de financiación y gastos de reparación y conservación, que no pueden ser superiores al importe del rendimiento íntegro del bien o derecho. No obstante el exceso se puede compensar en los 4 años siguientes con mismo límite para cada inmueble.

Al no existir ninguna otra limitación, el rendimiento neto puede llegar a ser negativo, por la deducción de otros gastos, unidos o no a los anteriores.

¿Cuándo puede entenderse suficientemente justificada la circunstancia del dudoso cobro, para que el saldo que tenga tal carácter pueda ser considerado gasto deducible de los rendimientos del capital inmobiliario?

  • Se entenderá que la circunstancia de un dudoso cobro está suficientemente justificada y, por tanto, será gasto deducible:

a) Cuando el deudor se halle en situación de concurso.

b) Cuando entre el momento de la primera gestión de cobro realizada por el contribuyente y el de la finalización del período impositivo hubiesen transcurrido más de 6 meses y no se hubiese producido la renovación del crédito. Si el saldo de dudoso cobro fuera cobrado posteriormente a su deducción, se considerará como ingreso en el ejercicio en el que se produzca el cobro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: